Watch Dogs

¡Bienvenidos a un nuevo post de AlterGamer!

Hoy os traigo mi sesudo análisis de este gran hit que ha sido Watchdogs, todo un éxito con cuatro millones de unidades vendidas en una semana.Yo he jugado en la versión de PS3.

Antes de empezar hablar del juego, os quiero hablar del propio nombre del juego. Hoy, investigando para escribir este mismo artículo, he descubierto que Watchdog es un termino usado en electrónica, una acepción que encaja bastante bien con algunos eventos que ocurren en el juego. No puedo negar que, desde el mismo momento que vi el juego e incluso tras acabarlo, pensé que el termino Watchdog iba por una vertiente del periodismo de investigación(en inglés), el perro de presa, que pretende servir como escudo del pueblo ante la corrupción y los abusos de poder de las altas esferas. Un gran ejemplo cinematográfico de esta acepción de Watchdog es la película Todos los hombres del presidente.

watch_dogs-2204381

Aiden Pearce es un pirata informático, un hacker, y su historia empieza cuando un asalto electrónico le deja al descubierto y alguien contrata un sicario para “animarle” a que pare. Así, un día, disparan a las ruedas del coche de Aiden y en ese accidente fallece su sobrina, Lena. En ese momento Aiden se convierte en el Justiciero y bajo el “anonimato” defiende a los inocentes usando tanto su pericia informática, como su talento con las armas y el cuerpo a cuerpo. Aiden está en Chicago, la primera ciudad en ser conectada al sistema CtOS, un sistema que conecta a la ciudad a la red. El CtOS según la NSA Blume, sus creadores, sirve para aumentar la seguridad de la ciudad aunque, de alguna forma, se convierte en la manera perfecta para espiar la vida de los ciudadanos, manipular la opinión pública y mil y una maniobras sociales y políticas. Ante esta realidad, aparece un grupo de hacktivistas, Anonimous DedSec, que pretenden enseñarle al pueblo que está siendo manipulado por los poderes facticos del Gobierno y que son espiados por el CtOS. En este tumultuoso caldo de cultivo social y virtual, Aiden emprende una cruzada por encontrar a los responsables de la muerte de su sobrina e impartir justicia.

Watchdogs nos presenta una Chicago que podemos explorar en este juego de mundo abierto. El título ofrece el típico modo libre y una cadena de misiones con la que iremos descubriendo la trama del juego. El modo libre es, quizás, la parte más interesante del juego ya que además de pasear y probar ciertos minijuegos que se explican usando Realidad Aumentada(todo un puntazo, por cierto), podemos ejercer de Justicieros. Vamos por la calle, mirando el perfil de la gente, ya no tan anónima, y gracias a eso podemos descubrir un sinfin de actividades ilegales e interferir a favor del inocente. Además de irrumpir en crimenes que aún no se han comentido (muy del palo Minority Report), podremos interceptar cargamentos, asaltar guardias de criminales y realizar unas investigaciones para terminar con diversas redes criminales. El modo historia nos narra la aventura de Aiden en busca de venganza, mientras va conociendo nuevos personajes que le apoyan o se enfrentan a él. El modo historia nos presenta misiones bastante variadas aunque ya empezamos a encontrarnos con uno de los grandes defectos del juego: Es excesivamente repetitivo. No es que sea algo novedoso del género, pero en este título, la cantidad de veces que tienes que hacer exactamente lo mismo, sin ningún tipo de aliciente, es exagerado.

La jugabilidad al poco se vuelve muy repetiviva, a pesar de que la apuesta inicial por convertirnos en hacker parezca algo muy emocionante. En primer lugar hackear es tan sencillo como tocar un botón, con la única condición de que tenemos que tener visual directa con el objeto a hackear, una limitación que en un mundo de una ciudad interconecta no se justifica aunque se soluciona poniéndonos cámaras de vigilancia de manera que tengamos que ir dando el “salto” de una a otra hasta llegar al objetivo. Es algo que aunque al principio mola, se convierte simplemente en un trámite más que tienes que hacer en las misiones y que, creo, no se explota muy bien, salvo por el premio al morbo de infiltrarse en la intimidad ajena, claro. La gran mayoria de las misiones nos obligan a entrar en un área vigilada por soldados enemigos y en la que debemos entrar para hacer algo. La idea es entrar en sigilo aunque podemos optar, casi siempre, por un enfoque más violento. En cualquier caso, no tarda en volverse la rutina de costumbre: Al principio todos hemos optado por hacer de hackers e infiltrarnos como sombras haciendo uso del mobiliario y de las diferentes tácticas de distracción. Sin embargo, luego con una pistola con silenciador vamos, prácticamente corriendo (aprovechándonos de lo lenta que es la IA para identificarnos cuando está en modo sigilo) y creando distracciones con explosivos, cuando no directamente haciendo entradas dignas de un héroe de acción de los años ochenta.

Para mi, la gran decepción de este juego ha empezado por la historia que, a pesar de lo increíblemente interesante del contexto creado y la guerra entre hackers y fuerzas de seguridad del Gobierno se ha omitido por completo, centrandose solo en temas de crimenes y venganza con ciertos trazos de la corrupción del sistema. También, como profesional de la informática y apasionado del Criptonomicón de Neal Stephenson, echo en falta mucha de la personalidad que transmite el imaginario hacker, desde música, jerga o, sin ir más lejos, más alarde de Ingenieria social… Lo que sí está muy bien afinado son los detalles a muy bajo nivel, como enviarle ofertas de VAPOR (un garrafal fallo de traducción de Steam), a un guardia que sea un comprador compulsivo de videojuegos o el uso de muchos memes típicos sobre hackeo y el engrish. También me gustaría preguntar ¿Por qué, a pesar de la máscara y demás, cuando cometes una infracción todo el mundo que has sido tú? Además ¿Por qué todo el mundo sabe que eres el Justiciero, e incluso dicen tu nombre en la radio, y la gente que te conoce de verdad no sabe que eres tú? ¿Qué leches de sentido tiene? Por no hablar de un final de juego que pierde todo el sentido pero que no pasaré a analizar por no incurrir en spoilers.

El juego parece que se basa en un concepto magnífico con un gran potencial pero, a medida que lo vas jugando, te vas dando cuenta de que el juego no profundiza en absolutamente nada. Ni la conducción , ni el combate, ni la economia y a la larga ni los hackeos, dan la sensación de seguir un sistema profundo, Watchdogs parece solo una mala excusa de juego para una idea brutal, una excusa para traer otro juego de este tipo con poderes o con sobradas. Watchdogs me recordó al True Crime, un juego en el que no puedes pasarte, bajo pena de incurrir en mala fama y en vez de tener esos súper movimientos de poli de peli que tenía True Crime, tenemos habilidades de hacker. En el resto ambos juegos se acercan, poca profundidad en la jugabilidad, muy repetitivo aunque divertido y espectacular. Da bastante rabia ver el acabado poco profundo en muchas areas del juego, teniendo en cuenta que este título lo íbamos a tener, en teoría, hace cosa de seis meses, por lo que ¿Cómo hubiera sido si no se hubiera retrasado?. También creo, aunque seguro que muchos no estarán de acuerdo conmigo, que se ha forzado un modo online porque es parte de la conyuntura actual de los videjuegos, además de otra forma de ponernos ese UPlay, un online que no aporta mucho.

En resumen, Watchdogs no es la gran obra que nos impresionó a todos la primera vez que nos hablaron de él aunque tampoco es un juego tan pésimo como para no jugarlo. Es un juego entretenido que ofrece momentos muy interesantes gracias a la novedad de ser hacker aunque echarás en falta mucha profundidad en prácticamente todas las areas jugables del título. Además, el título es lo suficientemente extenso como para tenernos un buen número de horas, la campaña me duró sobre unas treinta, enganchado a nuestro pad suspirando, eso sí, por la gran historia que Watchdogs podría habernos ofrecido. Es divertido aunque cansa rápido, una verdadera lastima imaginar el gran juego que hubiera podido ser.

Y hasta aquí este review de Watchdogs.

¡Un saludo!

Anuncios

Un pensamiento en “Watch Dogs

  1. Pingback: E3 2016 | Alter Gamer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s