Freedom Wars

¡Bienvenidos una vez más amigos de Altergamer!

Hoy os vengo a hablar de la nueva apuesta por el género Monster Hunter: Freedom Wars. Este juego es uno de esos exclusivos que, por lo único del género, justifican totalmente la compra de la portatil de Sony. Sin embargo, antes de empezar a lamentarnos ante la ausencia de más clones de Monster Hunter,a pesar de Toukiden, Soul Sacrifice o Ragnarok Oddysey, empezemos a hablar de Freedom Wars.

Carátula que explica lo que vas a hacer en el juego.

Carátula que explica lo que vas a hacer en el juego.

El futuro no está lleno de maravillosas promesas de paz y prosperidad, el futuro está destrozado y los pocos supervivientes se ven obligados a vivir en diferentes panopticones, una estructura penitenciaria que permite, a esta especie de ciudad-estados, poder conservar al máximo sus recursos, bien sean materiales o humanos. En esta permanente guerra entre ciudades, aparecen reliquias del pasado, los Abductores, una especie de robots diseñados tanto para combatir contra la infanteria, formada por los condenados del panopticón, como para secuestrar a los ciudadanos de otras poblaciones.

Me encanta en menú, con la cara de nuestro personaje ahí de fondo.

Me encanta en menú, con la cara de nuestro personaje ahí de fondo.

Nosotros tomamos el papel de un condenado, que podremos personalizar completamente, nacido en cautividad y que ha dedicado su vida a luchar por el Panopticón. Sin embargo, durante una misión, perdemos la memoria, un crimen de desperdicio de recursos que acarrea una condena de un millón de años de cárcel además de la perdida inmediata de todos nuestros derechos y un reinicio de nuestro nivel de condenado a DEBER1. La cosa no empieza muy bien ya que no tenemos derecho a hablar con otros condenados, ni a tumbarnos, ni, ojo, a obtener objetos de mejor calidad. Para poder recuperar nuestros derechos, el panopticón nos permite embarcarnos en misiones para recolectar recursos y luchar contra facciones enemigas. Si vamos cumpliendo las misiones, además de reducir nuestra condena, llegaremos a niveles mayores de DEBER y podremos desbloquear más derechos, como personalizar a nuestro Accesorio, equipo de más calidad y gestionar unas fábricas con las que podemos crear y modificar armas.

Mucho poder de decisión tienen estos condenados.

Mucho poder de decisión tienen estos condenados.

Cuando ya entramos en las misiones, la jugabilidad se siente muy parecida a la de otros juegos de caza de monstruos aunque subida de revoluciones gracias al armamento. En Freedom Wars tenemos seis tipos de armas diferentes que se dividen en armas a distancia y armas de cuerpo a cuerpo. Lo que está perfectamente conseguido es el cambio de ritmo que supone cada arma: Con un arma a distancia, como una ametralladora, el control del juego se convierte en un shooter en tercera persona, permitiéndonos apuntar con un gatillo y disparar con el otro mientras que si llevamos un arma cuerpo a cuerpo, mi elección personal ha sido una espada-sierra en honor a Warhammer40k, la jugabilidad se acerca a los cánones clásicos del cazador de monstruos por excelencia. Además, disponemos de una herramienta, la Espina, que además de permitirnos viajar con más rapidez y colgarnos de estructuras, determina que “clase” somos dentro del juego pudiendo ser DPS, Healer o Protector. El primero tiene la capacidad de inmovilizar a los Abductores, el segundo puede curar a los aliados y el último crea un escudo que permite a nuestros aliados disparar a trave de él y frena los disparos enemigos, un flashback muy interesante de ese desconocido Fuse.

Subirse a un robot gigante con una motosierra para partirle las armas... Si eso no os parece temerario...

Subirse a un robot gigante con una motosierra para partirle las armas… Sí, también recuerda a Dragon`s Dogma ¿verdad?

En la batalla luchamos contra tres tipos de enemigos: Condenados enemigos que simulan otros jugadores contra los que jugar, robots y los grandes bosses, los Abductores. Como podéis imaginar estos últimos son el auténtico reto del juego y serán estos combates los que nos pongan a prueba. Siguiendo un poco la idea de Toukiden de “partir” el boss en diferentes trozos, en Freedom Wars podemos amputarles pedazos de manera física y visible. Estos absductores son como grandes mechas y, a efectos, funcionan como todo buen boss de un juego de caza de monstruos, obligándonos a aprender sus patrones de movimiento para saber cuando atacar y cuando huir. Si bien nuestro protagonista apenas logra sobrevivir a dos buenos porrazos, disponemos de un ayudante, nuestro Accesorio, al que podemos ordenar que vele por nosotros y que nos resucite tan pronto caigamos para evitar morir del todo y perder sostenibilidad, el número de vidas colectivas del equipo.

Drakkhem y su Accesorio, Entropia.

Drakkhem y su Accesorio, Entropia.

En realidad Freedom Wars es un acercamiento muy interesante al complejo género de la caza de monstruos. Sin sacrificar la emoción de las batallas gigantes, se ha simplificado mucho para acercar este género tan abyecto para los recien llegados. El poder luchar a distancia, lo “permisivo” del sistema de armamento, lo sencillo de la gestión fuera de los combates y la inclusión de una historia significante, además de un reducido número de misiones en la campaña principal, son la clave de que este Freedom Wars pueda aparecer en las estanterias de muchos jugadores no familiarizados con la magestuosidad de la caza de monstruos. Naturalmente, no podemos olvidar otra de las claves de este género: El multijugador. Como gran novedad, además del típico modo PVE, también dispone de un PVP por regiones que enfrenta a los jugadores en batallas de 4vs4.

Y esta es nuestra casa, una celda. Sin embargo podemos salir cuando nos apetezca.

Y esta es nuestra casa, una celda. Sin embargo podemos salir cuando nos apetezca.

Una ambientación espectacular, una historia bastante interesante, unas batallas tensas y un montón de opciones para personalizar nuestro personaje son las grandes bazas de este Freedom Wars. Por contrapartida tenemos un montón de niveles repetitivos, muchas misiones en las que debemos derrotar a los mismos enemigos una y otra vez, un escalonado de dificultad algo abrupto y mucha frustración en ocasiones por una IA ominosamente programada. Sin embargo, estos lastres son los típicos del género, el tipico “lo tomas o lo dejas” y si bien Freedom Wars es más “sencillo” y tiene un acercamiento menos táctico y más de acción que otros juegos del género, es trepidante y obliga mucho al jugador a ser totalmente consciente de lo que ocurre en el campo de batalla. Yo lo considero un juego muy recomendable a cualquiera que le entusiasme el género aunque a los no tan fans les diría que tengan más cautela ya que, si bien es más cercano que otros títulos, Freedom Wars no deja de ser muy repetitivo y eso no es para todos los públicos.

Y esto es todo lo que quería compartir con vosotros de este Freedom Wars

¡Hasta el próximo post!

Anuncios

2 pensamientos en “Freedom Wars

  1. Pingback: Monster Hunter 4 Ultimate | Alter Gamer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s