Tales of Eternia

¡Bienvenidos a un nuevo artículo amigos de Altergamer!

Hace unos días, coincidiendo con el vigésimo aniversario de la saga Tales of , analizabamos Tales of Phantasia. Siguendo con el homenaje a la saga, me gustaría hablaros de otra entrega, Tales of Eternia que podéis jugarla en PlayStation o en PSP, yo he jugado esta última versión aunque son idénticas, obviando el apartado estético, según he podido comprobar.

No es la carátula original, pero os garantizo que esta imagen mola más

No es la carátula original, pero os garantizo que esta imagen mola más

En Eternia, mirar al cielo es una experiencia extraña: No verías un cielo azul, si no que, en vez de eso, observarías un mundo justo encima del tuyo. Así es, Inferia y Celestia son tierras planas que están físicamente enfrentada una frente a la otra, sin embargo, en dos mil años, nadie ha podido viajar entre ambos mundos. Eso no es un impedimento para que la gente de Inferia considere a los Celestianos barbaros, monstruos y que viven en un mundo sumido en el caos, como sería España si gobernasen algunos según determinada prensa de este país.

Hablar despacio y pronunciar muy fuerte es el truco que hay que usar cuando uno quiere hacerse entender con gente que no habla el mismo idioma que uno.

Hablar despacio y pronunciar muy fuerte es el truco que hay que usar cuando uno quiere hacerse entender con gente que no habla el mismo idioma que uno.

La historia comienza ese día en el que todo empieza a torcerse, como no podría ser de otra manera. Reid, un joven cazador del pueblo de Rasheans, se acerca a su atalaya y ahí se encuentra a su amiga de toda la vida, Farah. No tienen apenas tiempo para charlar cuando, del cielo, les cae una especie de maquina. De ella sale una desconocida que, a pesar de hablar una lengua extraña y totalmente incomprensible, se encapricha con Reid por alguna razón. Meredy, que así les dice que se llama la desconocida, es asaltada por un personaje misterioso y en el fragor de la batalla tanto Reid como Farah terminan siendo exiliados de su pueblo. Sin ninguna otra opción deciden buscar ayuda en un amigo de la infancia, un erudito, para intentar comunicarse con Meredy. Así comienza un viaje que les llevará a conocer lo más profundo de dos mundos opuestos.

Las peleas requieren que nos pongamos bastante serios.

Las peleas requieren que nos pongamos bastante serios.

El sistema de batalla de Eternia es similar al de Phantasia, ya que se trata de un entorno en 2D, sin embargo en esta ocasión, casi al comenzar el juego, tenemos la opción de seleccionar el sistema de combate manual, lo que “facilita” que podamos manejar a nuestro personaje favorito como queramos. Sí, en Eternia podemos luchar con cualquier de los siete personajes jugables. Hasta que no me sumergí en Eternia, no me había dado cuenta que el problema de Phantasia en Super Nintendo es que Cless está en modo Semi-Auto y es realmente el verdadero problema que yo tenía con el control. Igualmente, y por falta de otras habilidades como el backstep (salto hacia atrás), en Eternia recomiendo encarecidamente el sistema Semi-Auto ya que muchas veces entra en juego el cubrirse automáticamente, totalmente imprescindible.

No es muy relevante para la historia pero...

No es muy relevante para la historia pero…

Entrando en más detalle, los combates en Eternia son mucho más disfrutables que en Phantasia ya que, aunque se basa en la misma formula, en este juego sí tenemos la opción de pensar una estrategia y de conformar un estilo de lucha eficaz contra enemigos de tipo mágico amén de que, en Eternia, la magia ni detiene los combates ni es tan destructiva, amenizando así las luchas. Sin embargo, a nivel estratégico nos enfrentamos, una vez más, a dos inconvenientes: Tenemos dos personajes cuyas funciones se solapan y un sistema de aprendizaje de magias realmente complejo.

Para poder usar a los míticos espíritus, debemos encerrarlos en unos cristales desde donde nos dan su poder.

Para poder usar a los míticos espíritus, debemos encerrarlos en unos cristales desde donde nos dan su poder.

Por puntos, en primer lugar, el sistema de magia está sensacionalmente bien explicado y es realmente coherente ya que dos de nuestros héroes tienen unos cristales en los que van introduciendo a los grandes espíritus y eso les enseña las magias. En los cristales podemos ir metiendo estos elementales y, mezclando sus propiedades, crear hechizos nuevos. El problema viene que tener esos hechizos depende directamente de que ese personaje tenga la combinación correcta de espíritus y eso coarta profundamente qué puedes y no puedes hacer ya que, o al menos yo, nunca me veo capaz de sacrificar hechizos de curación y de apoyo. El otro problema incide en perpendicular con esto de los cristales: Tenemos dos magos, Meredy y Keele, sin afinidad concreta y dependemos de los espíritus para armarles. Admito que he tenido que recurrir a guias y foros para entender correctamente el sistema de magias, incensariamente complejo y no muy maleable.

Los pactos con los espíritus se hacen como siempre: A piñazos.

Los pactos con los espíritus se hacen como siempre: A piñazos.

Tales of Eternia, que pude jugarse en PlayStation y en PSP, sigue los cánones establecidos por Tales of Phantasia aunque la formula comienza a enfocarse más en el terreno de los Tales of actuales, dirigiéndose ya hacia un estilo muy cercano al anime japones. Por ello, la acción del juego se frenará numerosas veces, sobretodo al inicio de la aventura, para ir enseñándonos ciertos momentos de esparcimiento de nuestros héroes durante su periplo. También, para cambiar el ritmo, dispone de un buen número de mini-juegos que van sucediéndose de manera natural en la partida y que, salvo uno, no tienen un impácto devastador si los fracasamos. Sin contar que Tales of Eternia tiene un montón de giros y de interesantes formas de movernos y conocer más profundamente “el mundo”.

En muchas ciudades podremos activar mini-juegos para pasar el rato.

En muchas ciudades podremos activar mini-juegos para pasar el rato.

Eternia es un lugar sensiblemente más asumible que Phantasia para comenzar a recorrer el camino de Tales Of ya que la dificultad, a pesar de ser bastante elevada, no es asfixiante aunque al principio es muy posible que se note el desgaste de las batallas aleatorias, obligándonos a subir algunos niveles cerca de las ciudades para poder adaptarnos a esa curva. Gracias a esto y a una buena historia contada de una manera amena y un montón de misiones secundarias, curiosidades y un anime , hacen de este Tales of Eternia uno de los más famosos de la historia de la saga.

Cuando ves que el post está a punto de acabarse.

Cuando ves que el post está a punto de acabarse.

Creo que Tales of Eternia es un juego que merece profundamente las treinta horas que dura la aventura, tiene una historia interesante que incide en ciertos temas que, por desgracia, siempre están de actualidad como son los conflictos religiosos y esa xenofobia permanente que parece impedir que el mundo pueda seguir hacia adelante. Además de un sistema de combate francamente divertido y con un enorme catálogo de enemigos y escenarios, por no hablar de la enorme exploración que podemos hacer en el juego, Tales of Eternia es la elección correcta si tenemos ganas de jugar a un JRPG en una plataforma de Sony sin caer en los clásicos Final Fantasy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s