Knack

¡Muy buenas amigos de Altergamer!

Hoy os quiero hablar del primer juego de nueva generación que he tenido el placer de poder pasarme. Aunque antes contaros mi experiencia con Knack, me gustaría contaros cómo he tenido acceso a una Ps4.

Todos los años, a principios de Octubre, mi novia y yo, para celebrar nuestro aniversario, nos vamos una semanita a un Spa cercano a nuestra casa, en la zona de Sanxenxo. El lugar se llama Augusta Spa del grupo Solvida y además de tener piscinas, circuitos termales y un restaurante en el que se come que te mueres, disponen de un servicio de alquiler de Ps3 y de Ps4, sin contar con que todas las habitaciones incluyen una PS2. El año pasado también quise probar la nueva de Sony aunque en ese momento solo tenían el Fifa. Este año, al escuchar que tenían un juego exclusivo de la consola, no pude resistirme. ¡Una partidita después de estar flotando en una piscina!

La carátula es lo más variado del juego.

La carátula es lo más variado del juego.

Entrando ya en Knack, en este mundo, los humanos han encontrado las reliquias, una forma de energía infinita que se empieza a instalar en todos los aparatos del mundo, desde una lavadora hasta un avión. También se encuentran otras criaturas, los Goblins. El juego empieza cuando los Goblins avanzan de edad (he estado jugando al Age of Empires últimamente, perdón por la expresión) en cuanto a armamento y pasan de luchar con arcos y flechas a tanques y ametralladoras, capturando algunos baluartes de los humanos. Como las relaciones diplomáticas están fuera de este universo, el consejo del mundo mundial de los humanos reúne un comité de especialistas formado por un intrépido explorador, un multimillonario y un eminente científico. Como muestra de un nuevo descubrimiento, haremos aparición nosotros, en el papel de Knack. Knack es un ente autónomo formado por reliquias y que puede anexionarlas a su cuerpo a voluntad, aumentando su masa y, por ello, su fuerza.

KNACK ROMPER, KNACK DESTRUIR.

KNACK ROMPER, KNACK DESTRUIR.

Nuestro personaje, un simple títere cuyo protagonismo en la historia es francamente cuestionable, apenas tiene tres tipos de ataque: Un combo básico, un ataque aéreo y tres ataques especiales que requieren de una energía especial para poder realizarlos. Sin embargo, podemos mejorar a nuestro personaje encontrando habitaciones secretas con objetos, una de las mejores partes del juego. La idea es que cuando abres un arcón, te da un objeto, sin embargo, si tus contactos del PSN han jugado al juego y han abierto ese cofre, aparecen más cosas, aunque solo puedes elegir una. Esto es una ventaja ya que los objetos se dividen en piezas y solo cuando las tienes todas, puedes utilizar la mejora. Esto, sinceramente, me ha gustado ya que es una forma de tener a tus amigos en cuenta cuando vas jugando. También, me hizo especial gracia cuando a medida que iba adentrándome más en el juego, iban apareciendo cada vez menos y menos objetos, denotando que muchos de mi lista de contactos o no abrieron esos cofres o abandonaron el juego antes.

Mentalmente te pones a contar cuantos ataques hace cada enemigo en su combo.

Mentalmente te pones a contar cuantos ataques hace cada enemigo en su combo.

Knack es en realidad un juego con un concepto muy simple. Nuestro trabajo será avanzar por los niveles y derrotar enemigos mientras buscamos tesoros ocultos. El estilo de juego recuerda bastante a God of War pero con más plataformas y siendo bastante más exigente en cuanto a los enfrentamientos. En los combates, el núcleo principal del juego, es una regresión a los clásicos en los que aprenderse los patrones de ataque del enemigo y jugar al contraataque, eran clave. Knack no es un héroe muy resistente y eso aumenta la dificultad del juego varios enteros ya que, si entramos en una pelea sin prever los movimientos de nuestros enemigos, nos destrozarán en dos o tres golpes como mucho.

Un segundo jugador puede unirse a la aventura en cualquier momento.

Un segundo jugador puede unirse a la aventura en cualquier momento.

Admito que esta primera experiencia con Playstation 4 no ha sido tan satisfactoria como me esperaba. Knack es un juego muy deficiente que no encaja en ninguno de los cánones en los que él mismo intenta establecerse a pesar de que, en mi fuero interno, no haya querido ser crítico con él por ser uno de los títulos de lanzamiento de la consola. El juego en realidad no tiene sentido en prácticamente ninguno de sus apartados. La historia es inconexa y los personajes actúan movidos por los azares de un guion que tiene muy poca lógica y que marea la perdiz para alargar fútilmente el juego a un total de ocho horas. Además, como no tienes un límite de vidas, los niveles se convierten en una infinita repetición de enemigos que, en caso de no lograr superarlos, o tiramos directamente de ataques especiales o de suerte. Esto le quita la satisfacción a superar cualquier desafío porque es como adivinar una contraseña por fuerza brutal; es solo cuestión de tiempo. Por no hablar de un diseño de niveles cansino y repetitivo que nos llevará de cinemática en cinemática, además siempre en un saliente dónde podremos ver un precioso plano general; las primeras diez veces mola.

Knack es como estas nuevas series de animación: pasan muchas cosas pero no se entiende nada.

Knack es como estas nuevas series de animación: pasan muchas cosas pero no se entiende nada.

La verdad es que esa obsesión por llevarnos de turismo parece hacer hincapié en el único aspecto impresionante del juego: los gráficos. No se puede negar que el juego es visualmente impresionante, tanto el diseño de personajes como de escenarios es simplemente sensacional. Pero no se entiende bien cuál es el público objetivo del juego. La estética, que por cierto me recuerda una barbaridad a la publicidad de Clash of Clans, parece aludir a un público más o menos infantil, sin embargo lo difícil que es y lo frustrante que llega a ser en ciertos momentos no parece para nada para un público joven, al menos según los cánones actuales.
De esto podríamos sacar un interesantísimo debate si estamos mal educado a los chavales con tanto sistema de conseguirlo todo sin, prácticamente, esfuerzo ya que nosotros, los que ya empezamos recibir el trato de usted, nos criamos ante juegos que castigaban cualquiera de nuestros errores. Los chavales parece que hoy en día no tienen que enfrentarse al aburrimiento ni a la frustración en ninguna de las facetas de la vida. ¿Se aburren en el restaurante? Pues les enchufan una Tablet para que vean dibujos, ¿Para qué va a aprender a estar en la mesa y hablar con la gente? También tenemos coches con televisiones para que en los viajes largos no vaya a entrarles el tedio. ¿Y en los videojuegos? Tenemos juegos que no se atreven a lanzarte a una pantalla de Game Over. Quizás al lector esto le parezca una tontería pero en realidad, a nivel psicológico, estamos creando una generación de chavales egoístas que están acostumbrados a tenerlo todo y recibirlo instantáneamente. Los niños necesitan, de vez en cuando, estar solos y aburrirse para poder pensar, darle al coco y usar su imaginación.

Obviando esto, como el juego no es expansivo, durante ocho horas hacemos exactamente lo mismo y eso que el equipo debió vislumbrar que Knack podría haber sido un arcade estupendo si hubieran mezclado más géneros. Hay una serie de niveles que ocurren tras aparcar/estrellar un avión… ¿Por qué no convertirlas en un shoot em up vertical? Si hasta me enseñasteis el plano. De hecho, si hubieran aprovechado este juego para hacer una demostración de diferentes estilos de juegos, podría haber quedado un producto mucho más redondo. En vez de eso tenemos un producto que intenta seducir al jugador con una jugabilidad repetitiva y cuya única baza real es la potencia gráfica de la consola.

Lo grave es que, según he ido leyendo en otros artículos sobre Knack, es que Knack pretendía ser una nueva mascota para Playstation, haciendo un juego para que los nuevos jugadores pudieran subirse al carro de los videojuegos. No puedo expresar en palabras cuan en contra estoy de este personaje, ya no solo porque Sackboy sea mil veces mejor, si no por el recuerdo de toda esa gente que lleva a Crash Bandicoot en su corazón.

En resumen, Knack me ha parecido un juego tedioso creado solo para impresionar a esa gente que mide la calidad de un juego en temas técnicos pero que no denota ninguna intención de engancharte con un buen diseño de niveles, un desafío satisfactorio o una historia mínimamente interesante.
Como siempre, os animo a que probéis todo por vosotros mismos y saquéis vuestras propias conclusiones.

Anuncios

Un pensamiento en “Knack

  1. Me ha gustado muchísimo tu review! Además me parece muy acertada y coincido al 100% contigo. Después de verlo de arriba abajo mientras jugabas solo puedo alabar tu infinita paciencia, porque de verdad, es lo más tedioso que he visto en mucho tiempo. Repetitivo hasta la saciedad, con una historia pobre y sin sentido y con una jugabilidad que me parece enfocada a un público más adulto de lo que este juego parece indicar por su aspecto infantil.
    Si PS4 pretendía que Knack fuera el representante de la consola ya pueden ir fabricando la ps5..
    Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s