Call Of Duty Black Ops 3

¡Muy buenas amigos de Altergamer!

Como buen fan de los juegos y películas de acción, siempre que aparece un nuevo Call of Duty, me encanta jugar la campaña. Es algo que mola ya que es como una aventura enlatada que te proporcional entre seis y nueve horas de acción, tiros, un guion totalmente inverosímil desde hace ya entregas y una excusa perfecta para viajar por el mundo con un arma en la mano.

Black_Ops_3

Si antes decíamos que la guerra no cambia nunca, ahora debemos retractarnos. En Call of Duty Black Ops 3 el concepto de guerra ya no es lo que era. Ya no son dos ejércitos fustigándose. La guerra se ha convertido es una lucha de fuerzas asimétricas pero con el poder suficiente para cambiar la faz de la tierra para siempre. Luchando para evitar romper el statu quo, casi perdemos la vida. Al más puro estilo Robocop nos convierten en un ser medio humano medio máquina. Esto nos da increíbles poderes y ventajas pero ¿y las contraindicaciones?

¡No es un plásmido de Bioshock!

No, ¡no es un plásmido de Bioshock!

Tener implantes cibernéticos nos da una abrumadora ventaja en el combate. En primer lugar, tenemos la opción de la visión táctica que nos permite conocer un montón de información del campo de batalla, incluida la posición de los enemigos si alguno de nuestros compañeros tiene visual con el objetivo. Además, tenemos tres tipos de implantes que nos dan acceso a diferentes poderes, desde controlar robots a utilizar potentes golpes cuerpo a cuerpo. También disponemos de un arsenal que sube de nivel según lo usamos, permitiéndonos instalarle todo tipo de mejoras.

¡Esto es lo que mola!

¡Esto es lo que mola!

A nivel jugable es prácticamente igual que cualquier Call of Duty moderno y lo único que me disgusta es que en esta entrega, todo el mundo parece ser más resistente a las balas, lo que se explica cuando peleamos contra robots pero no cuando nuestros enemigos son humanos. Si tenemos en cuenta la personalización de clase y armamento, con un modo pantalla partida para hasta cuatro jugadores, la dificultad de este título (en normal, claro) es muchísimo más baja que cualquier otra entrega. Quizás, para la campaña, personalizar tanto las armas es una manera de quitarnos esa emoción de teníamos de ir buscando siempre armas y munición. Elegimos una, la personalizamos y esa arma ya la tendremos para toda la campaña. Naturalmente, en algunas partes nos darán un arma extra para situaciones especiales. Para contrarrestar todas estas ventajas, el juego nos suelta bosses. Sí, no es muy habitual ver esto en un Call of Duty, pero tenemos un tipo de enemigos con un poder de ataque descomunal y que requieren de una estrategia para matarlos más allá de dispararles sin más ¿Un boss, cierto?

Las dos primeras veces mola, luego ya cansa.

Las dos primeras veces mola, luego ya cansa.

No puedo negar que la historia me pareció un poco deja vu, con grandes notas a Virtuosity, paranoias de juego mental del Metal Gear Solid 2: Sons of the Patriots y una frase que, a todas luces, pretende ser la letanía contra el miedo de Dune de Frank Herbert. Por no entrar a hablar esas secciones en las que viajamos a un Skyrim bañado por la locura de Sheogorath, al más puro estilo de las Shivering Isles, una expansión de Oblivion. Además, hace muy poco que terminé de ver Battlestar Galactica y una de las caras (la cara 8 concretamente) se me antojó similar a la de Lee Adama y al encontrarme a Katee Sackhoff, la actriz que interpreta a Starbuck en la serie y no dejar de dispararme contra robots, no he podido evitar tergiversar la historia del juego para ir adaptándola a la serie. Lo sé, no tiene sentido, pero ¿Y lo bien que me lo he pasado?

Que gran filón   el poder contar con los Cylon.

Que gran filón
el poder contar con los Cylon.

Siempre refiriéndonos a la campaña, este Call of Duty es lo que se espera: Acción, un argumento mediocre y una duración de siete horas. El añadido de la pantalla partida, que se había perdido desde el Call of Duty: World at war, le da un aire fresco y un montón de posibilidades. En conjunto, es una campaña bastante amena pero, a mi juicio, bastante inferior a otros Call of Duty.
Lo único que sí que me gustaría incluir en el artículo es que las versiones de Xbox 360 y de Ps3 no incluyen la campaña, ni pantalla partida y tampoco algunas opciones de personalización.

Aunque tenga explicación en la historia, esta es una parte muy "Dafuq?"

Aunque tenga explicación en la historia, esta es una parte muy “Dafuq?”

Si lo veis para alquilar para la nueva generación y queréis pasar un fin de semana divertido pegando tiros sin pensar mucho, es un título más que recomendable. Obviamente, está el modo online que es un imán para muchos y que ofrece incontables horas de juego.
Y hasta aquí lo poco que puedo contaros de la campaña de este Black Ops 3. Aprovecho el post para desearos un feliz fin de semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s