Thief

¡Bienvenidos a un nuevo post de Altergamer!

En el artículo de hoy quería hablaros del último título de Thief, una gran veterana que empezó el siglo pasado con Thief: The Dark Proyect. La saga, que nos lleva a un medievo oscuro, con ciertos avances tecnológicos y cierto rollo fantasy, nos presenta a Garret, un ladrón que trabaja por cuenta ajena para sustraer determinados objetos por un precio. Este Thief salió para varias plataformas aunque yo he tenido el gusto de jugarlo en la Xbox One, gracias a la suscripción Gold.

Es una carátula que no llama mucho la atención, para un juego que tampoco destaca mucho.

Es una carátula que no llama mucho la atención, para un juego que tampoco destaca mucho.

La historia, con gran cliché, arranca en esa típica noche en la que todo se lía. Garret descubre un extraño rito justo donde iba a “tomar prestado” un objeto y algo sale mal. Nuestro héroe despierta, sin darse cuenta que estuvo un año en coma, y la ciudad ha cambiado radicalmente. Un tirano gobierna con puño de hierro la ciudad, se ha extendido una misteriosa plaga y las calles están convulsas con la mecha de la revolución. Intentando juntar las piezas de lo ocurrido en ese año de ausencia, nuestro ladrón se verá envuelto en una conspiración que se extiende más allá del aparato político y que despertará fuerzas aún mayores a las de los deseos de los hombres.

Las guerras de consolas sirven para alimentar el ocio de los amantes de "encuentra las siete diferencias"

Las guerras de consolas sirven para alimentar el ocio de los amantes de “encuentra las siete diferencias”

Garret en esta entrega ha aprendido a moverse como un auténtico ladrón, heredando cierta agilidad y movimientos de otros juegos, como Assasin`s Creed y Dishonored. Sin embargo, el título inamovible de Thief nos recuerda que somos maestros en el arte de hurto, la espada y el combate seguirán, por completo, fuera de nuestro alcance. Contamos con un arsenal de herramientas útiles para no tener que llegar nunca al cuerpo a cuerpo con nuestros enemigos: Flechas de todo tipo, bombas de humo, botellas de cristal para crear distracciones… Aunque nada supera al pasar completamente desapercibido, como si fuéramos un fantasma. Para ello debemos aprender a movernos en las sombras, entrar sin ser detectados y llenarnos nos bolsillos. Al contrario de lo que ocurre en las primeras entregas de Thief, el juego es bastante benévolo y permite un estilo de juego poco perfeccionista gracias a una IA que, en normal, no nos supondrá mucho problema. Además contamos con ciertas ventajas, como un paso sombrío (¿Alguien más siente el parecido con el A+B de King Of Fighters al usarlo? Por no hablar del momento Orochi de KOF97) alucinante, que si lo usamos con cuidado, nos permitirá pasar inadvertidos incluso en lugares iluminados. Sobran, y mucho, los enfrentamientos contra bosses. Cierto que solo hay dos pero rompen por completo la dinámica del juego.

Thief no es un gran juego, ya que no destaca por ningún aspecto, sin embargo hay un detalle realmente interesante y que me ha llamado mucho la atención: Las dificultad. No es para entrar en el súper manido debate, todo lo contrario: El desafío de Thief es muy personalizable para que cualquiera pueda disfrutar de un reto a su gusto. Si bien uno puede jugarlo en fácil o en normal y prácticamente, pasar corriendo por todas partes, si entramos en master o en una dificultad personalizada, la cosa ya se empieza a poner mucho más tensa, aunque eso no resta que, de todas formas, sea el título más sencillo de la saga. Thief, al menos para mí, siempre ha sido una saga infranqueable por su enorme dificultad. Es fácil pensar que prácticamente cualquier enemigo del juego te puede dar una paliza de proporciones astronómicas hasta el punto de inspirarte temor. Recuerdo, con cierta vergüenza, mi primera incursión en la saga y que, tras completar la primera misión, te envían a una mina a infiltrarte en un castillo… Aún recuerdo que miré por un hueco en el suelo, vi una araña gigante en el fondo y me dije: “Va a ser que no”. Todo un trauma, lo sé.

No sé si es porque yo era más joven pero los sprites y los polígonos agresivos me han evocado más imagenes de terror que los gráficos realistas actuales. Ves decapitaciones a día de hoy y no son tan impactantes como la mítica del WaxWorks.

No sé si es porque yo era más joven pero los sprites y los polígonos agresivos me han evocado más imagenes de terror que los gráficos realistas actuales. Ves decapitaciones a día de hoy y no son tan impactantes como la mítica del WaxWorks.

Quizás esta historia me hizo tirarme de cabeza a este título esperando encontrar una forma de redimir esa vieja astilla que tantos años llevaba clavaba. Aunque es entretenido y breve, sin misiones secundarias me llevó ocho horas terminarlo, no es la experiencia que estaba buscando en el título. Es oscuro sí, pero lejos de causarme angustia a pesar de ese miasma prácticamente permanente, he llegado a ser un súper héroe que actúa bajo las sombras. No es un mal juego aunque no impresiona, por ello es estupendo para el alquiler o, en mi caso, para encontrartelo gratis durante un mes en tu cuenta premium como ha ocurrido este enero de 2016 en Xbox One. De todas formas, he tomado este juego como punto de inicio para volver a jugar a una saga que había olvidado por completo y, quizás, este artículo también anime a más de uno a conocer en profundidad esta saga, famosa por su oscuridad y dificultad.

Como chiste final: ¿Os habéis fijado en el icono de guardar la partida? ¿No es demasiado similar al de Final Fantasy VII?

Lo sé, no debería usar el paint que siempre hago cutradas. Tenéis que ver el icono en movimiento.

Lo sé, no debería usar el paint que siempre hago cutradas. Tenéis que ver el icono en movimiento.

Espero que tengáis una muy feliz semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s