Dragon Quest Heroes

¡Bienvenidos a una nueva entrada de Altergamer!

Llevaba mucho tiempo deseando enfrentarme al último título de Koei basado en el universo de Dragon Quest. He de avisar que mi experiencia con este mundo es bastante escasa así que es muy posible que muchos detalles se me hayan pasado inadvertidos pero dejar cosas a medias es algo que Dragon Quest ha hecho durante ya demasiado tiempo: Las aventuras de Fly, la serie anime inspirada en la saga. Lloros y mangas sin terminar a parte, DQH es la adaptación del mundo de Dragon Quest, archí famosa saga de juegos de rol que destacan por el enorme grindeo que requiere y los diseños de Akira Toriyama, al estilo jugable de Koei.

Dragon_Quest_Heroes_cover_art

En este mundo, tanto los monstruos como los humanos se llevan bien y son todos felices juntos Como en aquella isla donde se crió a Fly sin embargo, algo ocurre, un hechizo de un mago vuelve locos a los monstruos y estos empiezan a atacar a todo el mundo. Nuestros héroes, Luceus y Aurora, son los capitanes de la Guardia Real y juntos se abren camino por la ciudad para defender al Rey y encontrar una manera de que todo vuelva a ser como antes aunque para ello deban luchar contra monstruos y demonios por todo su mundo.

El estilo de juego, al contrario de lo que uno esperaría de un título de esta índole, es muy distinto a lo que Koei nos tiene acostumbrados. Tanto el sistema de combos, como en general el objetivo global en las misiones son muy diferentes. Además de una ciudad a la que iremos entre misión y misión que se asemeja más a nuestro cuartel general en juegos como Monster Hunter o Toukiden: The Age of Demons. Además, también hay novedades que, entiendo, vienen a llenar los huecos que dejan otras franquicias y que solo se entenderían en el mundo de Dragon Quest. Me refiero a esos mapas abiertos en los que entramos para matar monstruos y ganar experiencia y materiales que, a todas luces, son la traducción a este particular universo de lo que es grindeo.

En el campo de batalla encontramos algunas diferencias ya que los mapas no se resuelven derrotando a un comandante enemigo si no que, en general, se trata de defender puntos concretos del mapa. Para ayudarnos, tenemos nuestra bajara de monstruos, unas monedas que caen de los monstruos y con las que los podemos invocar y dejarlos protegiendo una zona. La verdad es que uno no puede evitar sentirse un poco en Dungeon Defenders cuando se enfrenta a un boss en este DQH. Si bien hay mapas en los que nos podemos olvidar de todo y repartir tortazos a diestro y siniestro, el juego sabe que el poder del grupo es superior y la única manera de frenarte es estableciendo objetivos de defensa.

¿El grupo es superior? Siguiendo el paradigma de Dragon Quest, nosotros llevamos un total de cuatro héroes al combate. Naturalmente, cada personaje, además de sus técnicas de combate, también dispone de una habilidad principal que beneficia al grupo. Tenemos así personajes especialistas: Tanques, curanderos, personajes de soporte, personajes especializados en daño… Por si fuera poco, también podemos resucitar a nuestros caídos un determinado número de veces, lo que hace que nuestra fuerza sea prácticamente imparable, además podemos cambiar entre un héroe y otro cuando queramos. Sin embargo, debo decir que el cambio de personaje no una herencia de Orochi Warriors como he ido leyendo por ahí, es idéntico al de Trinity: Souls of Zill oll también de Koei. Por ello el juego se centra sobretodo en aspectos de “tower defense” ya que, con un poco de preparación, es prácticamente imposible que nos masacren al grupo si jugamos con un cierto cuidado. Quizás este cambio de estilo de juego sea una buena oportunidad para que los neófitos de Koei puedan encontrar un título menos exigente de entrada que los clásicos Dynasty/Samurai Warriors.

No puedo negar que es un juego espectacular e incluso dentro de las manidas formas de Koei, ha sabido reinventarse pero hay una decisión que no logro comprender ¿Por qué han eliminado el soporte para dos jugadores? Una pantalla partida es lo que pide este género a gritos. Es un fallo garrafal que no se explica desde ningún punto y más teniendo en cuenta que en todos los campos de batalla, asumimos el control de 2 o más personajes. A pesar de esto, el éxito de este juego es tal que parece que en mayo saldrá una segunda parte en Japón. Esta segunda parte, según he leído, sí que incluirá ya un modo cooperativo y las típicas mejoras que hacen de la iteración de sagas de Koei merezca la pena.

Ciertamente es algo diferente a lo que los fans de KOEI estamos acostumbrados y es un poco mezcla de otros títulos más consolidados de la empresa pero que, igualmente, es capaz de mantener un sello propio en el ámbito jugable amén de todos los guiños y, la estupenda banda sonora, que dota de personalidad a este Dragon Quest Heroes. La ausencia de un modo multijugador elimina, para mi, mucha de la vida útil del título. Es innegable que es un juego muy sólido aunque, quizás por esa titánica solidez del equipo de héroes, le resta mucha emoción que suele transmitir ese “ir al límite” que tienen otros títulos de Koei. Enfrentarse a una legión de enemigos con apenas una fracción de salud y ver aparecer varios generales enemigos es súper intenso aunque, siendo serios, es mucho más práctico, como ocurre en DQH, tener un curandero en el equipo; años de rol lo confirman.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s