Final Fantasy Brave Exvius

¡Muy buenas amigos de Altergamer!

Hoy quiero seguir descubriendo ese infinito listado de aplicaciones que es play store para Android. Si recordáis, hace un par de semanas decíamos en el post de Final Fantasy Mobius que era el segundo juego de móvil en el que Square se involucraba directamente en el desarrollo, hoy os quiero hablar de ese primer proyecto: Brave Exvius.

ogp

Rain y Laswell son dos caballeros de élite de un reino de cuyo nombre no puedo quiero acordarme y mientras viajan en su barco volador, un comienzo que recuerda mucho a FF4, tienen una visión de una misteriosa chica en el cristal que les dice que el cristal del templo está siendo atacado y ellos son la única esperanza. Al llegar, ven a un enorme caballero acorazado que se deshace de ellos de un plumazo y destruye el cristal, trayendo la desgracia al mundo. Rain y Laswell, tras el combate, están al borde de la muerte pero esta extraña mujer les ayuda y les ofrece un poder para levantarse y oponerse a ese enemigo: el poder de las visiones. Desde ese momento Rain y Laswell pueden invocar el espíritu de grandes héroes (y villanos) de otras dimensiones para que les ayuden a devolver el equilibrio al mundo.

ff-brave-exvius-data

FFBE es muy fiel al espíritu de los Final Fantasy de Snes, prueba de ello es el estilo de combates, que si bien son puramente por turnos sin Active Battle Time usan absolutamente todos los elementos que se espera de un combate de la saga, desde las magias, los objetos y, por supuesto, los límites. Los sprites en 2D ayudan a la nostalgia y a que el juego funcione bien en mi móvil, todo sea dicho.

Screenshot_2016-08-29-12-41-49

Disponemos de varios modos de juego en los que, fundamentalmente, lucharemos. Podemos continuar la historia, ir a un coliseo PvE o abrir mazmorras diarias que nos dan recompensas determinadas. También dispone de ciudades, que vamos desbloqueando según avanzamos en la historia, donde comprar equipo y objetos con giles y conseguir misiones de los aldeanos. También habrá escenarios en los que nos suelten por el mapa y tengamos que matar al boss al final de la zona mientras exploramos y recibimos los típicos ataques de enemigos aleatorios.

Pero ¿Quienes pelean? La gestión de nuestro equipo es, con diferencia, lo más interesante del título. En primer lugar, podemos conseguir aliados invocándolos, tanto con tickets que podemos conseguir jugando, como con Lapis, la moneda premium o con puntos de amistad que conseguimos a través de otros jugadores. Estos personajes, en su mayoría, vienen de otros títulos de la saga aunque hay personajes propios de este Brave Exvius. Claro que no todos los héroes son iguales, ya no solo en talentos, si no en potencial. Hay algo llamando rango que divide a los personajes según el número de estrellas y su máximo depende del héroe. Por ejemplo, Tellah, mago de FFIV, puede evolucionar hasta rango 5 mientras que Sabin de FFVI tiene su máximo en rango 4. Después de leer algunas guias y de tener mucha suerte, puedes montar un equipo de héroes con diferentes funciones que lleguen a rango 5. Para subir de rango a un personaje debemos primero alcanzar su nivel máximo y luego hacerlos “despertar” lo que los devuelve a nivel 1 pero les hace avanzar de rango lo que les permite dar un buen salto en poder, además de permitirles aprender nuevas habilidades y equipamiento. Si tenemos la suerte de invocar varias veces a la misma unidad, tenemos la opción de mejora, que nos permite sacrificar personajes para potenciar a uno. Otra forma de darles poder es, como es lógico, equiparles con armas armaduras y accesorios aunque también disponemos de ranuras para darle habilidades extra. ¿Quieres un guerrero con Esna? ¿Un mago negro con Lazaro? Ningún problema. Tanto equipo, como objetos como estas habilidades las podemos comprar, encontrar o bien construir con materiales en el menú de artesania, kupo!

Screenshot_2016-08-29-12-50-22

Quizás, lo que muchos estaréis temiendo, es el modelo de monetización y los posibles abusos para instigarnos a gastar nuestros cuartos en el juego pero, aunque parezca mentira, FFBE se juega perfectamente bien como freemium. En primer lugar, cada dos por tres, el juego no está dando premios por conectarnos o por diversos eventos que ponen en marcha. Por si fuera poco, cada vez que hay un problema, por ínfimo que sea, llenan nuestro correo de todo tipo de cosas para compensar y todo ello sin hablar de la cantidad de Lapis, la moneda “premium” que podemos conseguir de forma legal, jugando al juego. Ciertamente, el juego nos invita a pasar por caja con ciertas mejoras, como más Lapis para poder invocar más héroes, o comprar energía para poder jugar más (se regenera un punto cada cinco minutos) o más ranuras para materiales…

Lo cierto es que llevo dos semanas y he tenido bastante suerte con las invocaciones ya que tengo a algunos héroes que se consideran Top: Lenna, ExDeath, Tellah y Bartz. Así que voy poco a poco mejorándolos. Si no tuvieráis tanta suerte, siempre podéis añadir a jugadores con héroes poderosos para ayudaros en el combate ya que podemos añadir un sexto hueco de nuestro grupo con una unidad de uno de nuestros amigos algo que facilita mucho, pero mucho, avanzar por el juego si nos quedamos algo atascados en un boss que nos supera por mucho además de proporcionarle puntos de amistad a llamar a su personaje para que nos ayude.

Unos combates estupendos, una banda sonora magnífica, un buen número de mecánicas muy reforzantes y un sistema de monetización poco restrictivo convierten a Final Fantasy Brave Exvius en uno de los mejores RPG gratuitos que se puedan jugar en un sistema Android. Os lo recomiendo sinceramente y más si, como yo, tenéis el rato de ocio muy muy contado y tenéis mono de juegos de rol.

¡Espero que os haya parecido interesante y me despido hasta la semana que viene!

Final Fantasy XII IZJS

¡Muy buenas amigos de Altergamer!

Esta última semana he estado enmendando un error del pasado: Dejar a medias el Final Fantasy XII. Sin embargo, en vez de jugar a la versión normal que llegó a España, he estado jugando a una versión que salió en Japón y en EEUU, la versión International Zodiac Job System (IZJS). Así que hoy escribiremos un poco sobre este juego y las diferencias entre ambas versiones.

ff12_walpapers_009

Vaan, nuestro protagonista, es uno de los muchos huerfanos de la guerra entre el Imperio y Dalmasca. Resentido por el asesinato de su hermano Reks, decide infiltrarse en el palacio el día de la llegada del nuevo consul de Rabanasta, Vayne. Dentro, encuentra una misteriosa gema y a otros dos ladrones, un evento que cambiará el destino de Vaan y del mundo para siempre. (Sí, es súper cliché). Obviando la historia que, siendo sinceros, solo las últimas diez horas de juego se vuelven realmente interesantes, el gran foco de este Final Fantasy XII es el cambio jugable frente a las otras entregas de la saga. El estilo de combate es bastante continuista ya que sigue el ATB (Active Time Battle) aunque las acciones ocurren sin pausa de ninguna clase y, como gran diferencia, ocurren en el mismo mapa en el que estamos explorando; no entramos en un lugar donde transcurren las batallas.

¡Qué pintas que llevas Vaan!

¡Qué pintas que llevas Vaan!

Este sistema de combate no podría sostenerse sin los Gambits, un método de ordenes automático con el que programaremos las acciones de nuestros personajes. Son las acciones que haríamos nosotros, como curar a un compañero que está bajo de vida, solo que las hemos de definir de antemano. Hasta cierto punto es como controlar excepciones en un programa informático ya que se trata de ordenes “Si ocurre esto haz tal cosa” y con ello podremos establecer rutinas tanto ofensivas o defensivas llegando hasta el punto de que si controlamos bien los gambits, podemos llegar a no tener ni que atender durante los combates. Sin embargo, cosa a parte son las batallas contra los enemigos opcionales, las Escorias: Estos monstruos además de requerir cierta estrategia para encontrarlos, los combates son bastante exigentes y podrán a prueba a nuestro equipo.

El combate es directo y, si no prestamos atención, un cambio en la batalla puede acabar en Game Over.

El combate es directo y, si no prestamos atención, un cambio en la batalla puede acabar en Game Over.

El crecimiento de personajes se efectúa mediante el llamado tablero de Licencias. En este tablero compramos el permiso para utilizar armas, armaduras, hechizos y mejoras. Esto significa que debemos conseguir puntos de licencia, matando enemigos, para poder comprar el permiso a equiparnos esa nueva pieza de armadura que nos mejora. También, en el mismo tablero, desbloqueamos los súper ataques, llamados sublimaciones, y también aumentos de salud, magia y otras estadísticas. En la versión original de FFXII, gracias al sistema de licencias, podemos especializar a cada uno de nuestros personajes como más nos guste o tener personajes multiclase que, en pocas palabras, sirvan para todo.

Tablero original de FFXII

Tablero original de FFXII

Sin embargo, debido a cómo está hecho el tablero, es fácil que terminemos teniendo personajes con talentos rarísimos: Ser capaz de vestir todas las armaduras del juego pero no poder usar armas, por ejemplo. Por ello, en la revisión IZJS lo primero que nos preguntan cuando un nuevo miembro llega al grupo es la clase (el job) que queremos darle a ese personaje. Existen doce y cubren todos los aspectos del tablero, desde el clásico mago blanco, hasta el caballero, pasando por algunos de los clásicos de Final Fantasy como el monje. Ambos tableros tienen fallos importantes: El primero, lo poco intuitivo que puede resultar y el segundo lo limitado que es ya que el crecimiento de nuestros personajes está restringido por la clase que hemos elegido, sin posibilidad de cambiarla o de poder ampliarla de alguna manera.

Tablero de la clase "Archer" del International Zodiac Job System

Tablero de la clase “Archer” del International Zodiac Job System

El estilo de juego y la estética en general del mismo, dentro del paradigma de Final Fantasy por supuesto, es muy diferente a otras entregas. Si bien la razón que parece más evidente es la del éxito de Final Fantasy XI y eso ha inspirado a este FFXII para tener un aspecto más de MMO que de Final clásico: El sistema de combate, el sistema de misiones secundarias, la distrubución de los personajes en las ciudades… Además, debido al sistema de licencias y el escalado de dificultad, el juego nos obliga a grindear durante bastante tiempo. Algo que en la versión IZJS es algo más suave gracias a tener un botón de turbo que aumenta considerablemente la velocidad de la partida.

Este cambio de estilo de juego sumado a una historia a la que le cuesta arrancar, ha provocado que FFXII haya caido en la desgracia cuando, si bien no es una maravillosa obra de arte, es un juego más que correcto. También es cierto que FFXII es el segundo Final Fantasy de PS2 y tras el desengaño de muchos con FFX-2 esperaban un juego más continuista que superase, incluso, a Final Fantasy X.

Si bien en cuanto a intensidad de historia o espectacularidad de personajes este Final Fantasy XII está bastante mal servido, lo novedoso del sistema de combate, el panel de licencias, la exploración y la caza de monstruos es lo suficientemente interesante como para atraparnos en primer lugar y mantenernos pegados en el mando a los que nos gusta hacer crecer a nuestros personajes.

Lo que puedo afirmar que me disgusta de este Final Fantasy XII es la enorme cantidad de estados alterados que existen en el juego. Algunos son prácticmente idénticos con la expceción de que se curan con objetos diferentes. Es una de las cosas que el juego nos pone para evitar que los combates se vuelvan súper sencillos debido a los gambits, además de que los bosses, llegados a cierto punto de salud, entran en enrage, un estado en el que se vuelven súper poderosos. Es habitual que en los bosses opcionales les logres dejar con un 15% de vida sin ningún tipo de problema y que, de golpe, te mate a todo tu grupo sin que tú puedas, si quiera, reaccionar. Para subsanar un poco eso, el juego nos permite reemplazar a los caidos por el equipo de reserva, alargando un poco más nuestra capacidad de superar la batalla.

Final Fantasy XII y su revisión IZJS, solo tienen tres diferencias: El sistema de trabajos, el turbo y, por último, dos NewGame+, el Strong Mode y el Weak Mode. En el primero empezamos en nivel 90 y en el segundo los personajes están en nivel 1 y no pueden subir de nivel. Quizás el gran defecto de esta nueva versión es que no nos permite elegir entre el sistema clásico de tablero, un detalle que no era realmente difícil de subsanar y que haría de esta versión, un producto mucho más redondo.

Personalmente considero que Final Fantasy XII es el más flojo de todos los que yo he jugado pero eso no quiere decir que sea un mal título, en absoluto. Entiendo que para muchos, debido a un cambio demasiado violento del estilo de juego o una historia realmente poco atractiva, no sea un Final Fantasy especialmente reseñable. Yo creo que es un juego que se merece una segunda oportunidad ya que los fans de los RPG encontrarán muchas horas de diversión, tanto recorriendo un mapeado muy interesante, peleando y desvelando los entresijos del sistema de licencias.

Para terminar yo me pregunto: ¿No os parece que PS2 fue el campo de experimentación de Square? Lo digo porque tenemos el FFX-2, este FFXII y el Kingdom Hearts. Tres juegos que, de una forma u otra, cambian el concepto de lo que eran los RPG como los entendíamos hasta la fecha y es algo que afecta a los juegos hasta la actualidad. ¿No os parece que el “Final Fantasy” como era entonces ya no lo vemos en, prácticamente, ninguna parte?

Y con esta reflexión me despido, os deseo a todos una feliz semana.