Final Fantasy IV: The complete collection

¡Muy buenas amigos de Altergamer!

Yo me imagino que todos y cada uno de nosotros tiene un recuerdo especial por nuestro primer Final Fantasy. Quizás por eso este viaje que es el IV (Final Fantasy II en EEUU), me apetece hacerlo de vez en cuando y, esta vez, he querido compartirlo con vosotros a través de este blog de videojuegos.

No suelo hacer hincapié en este tipo de cosas pero... ¿No os da la sensación de que Cecil lleva los labios pintados?

No suelo hacer hincapié en este tipo de cosas pero… ¿No os da la sensación de que Cecil lleva los labios pintados?

Empezamos la historia siendo capitanes de una división de élite del ejercito de Baron. Nuestro cometido hasta la fecha ha sido el de ir a los diversos templos y robar los cristales de la tierra matando a quien se pusiera frente a nosotros. Cecil, nuestro héroe, a pesar de ser un caballero oscuro, empieza a considerar que lo que está haciendo no es para proteger a sus ciudadanos y por ello cuestiona al rey. Lejos de ser el hombre afable que era, el rey parece poseído por el poder de los cristales y por ello degrada a Cecil a pesar de que Kain, el mejor amigo del caballero oscuro, intenta defenderle. Ambos son encargados con la misión de llevar un extraño objeto a un pueblo de magos, Mist, no muy lejos de ahí y… (Introducir frase de siempre en todo RPG que se precie): Sin saber que sus pasos iniciarían unos eventos que cambiarían su mundo, para siempre.

Final Fantasy IV es una montaña rusa emocional llena de traiciones, situaciones desesperadas, monstruos e una innumerable cantidad de giros argumentales que sitúan este FF dentro de uno de los más intensos entre los que yo haya jugado. Ciertamente, a muchos niveles el argumento podría considerarse hasta pueril si nos ponemos técnicos en temas políticos pero es un viaje más visceral desde la perspectiva de un héroe que tiene que sacrificar todo, incluso su esencia, para encontrar un futuro para él, sus compañeros y, en última instancia, el mundo entero.

Si bien la historia es memorable, el sistema de juego está muy obsoleto: Unos combates desproporcionados y asimétricos, monstruos aleatorios que te pueden ponen en jaque, un sistema de navegación tosco y un inventario limitado que molesta más que ayuda. Francamente, los combates del juego son muy satisfactorios hasta la parte final del juego, donde hay un salto de nivel que provoca que muchos enemigos normales supongan un reto más allá de lo lógico, para culminar en un boss final que es, poco más o menos, una prueba del nivel de personaje con el que llegas ahí. Hasta ese punto, los enemigos y los bosses nos supondrán un reto pero más bien de tipo intelectual de “saber qué hace el enemigo y como contrarrestarlo”. Indescriptible el momento en el que te das cuenta qué para matar a ese bicho que te está barriendo solo tienes que lanzar un hechizo concreto y ¡Pum! Esto, en los Final Fantasy actuales no es tan común aunque sería una barbaridad que pasase en el Final Fantasy XIV y desde luego no ocurre en el Final Fantasy XII.

Otro defecto del que peca bastante el juego es de la enorme rotación de personajes que efectúa el juego, lo que dificulta el hecho de tener sesiones de grind realmente efectivas ya que casi ninguno de los personajes iniciales acaba en el grupo que juega desde la mitad a final de juego. Esto supone un problema brutal para enfrentarnos al malo final, si no queremos pasarnos unas cuantas horas matando enemigos, simplemente, para subir de nivel. Viajar por el mundo es, al principio, algo muy extraño ya que se nos da un buen número de medios de transporte y, sin conocer el mapa, puede costar un poco orientarse… hasta que te des cuenta de que ver el mapa del mundo es un hechizo de un mago blanco.

Sin embargo, este post no es solo sobre FFIV, si no sobre esa versión de PSP que incluye dos episodios extra del capitulo de Cecil, narrándonos los evento que ocurren tras el juego.Además de tener un redibujado de los sprites y los efectos, para hacerlos más dignos de la portatil de Sony, podemos escuchar la banda sonora del título original o las versiones remasterizadas. Tengo que reconocer que los episodios extra, los After Years no son de mi agrado y, por alguna razón, me descolocan mucho. Admito que nunca he disfrutado ni uno solo de los After Years que he jugado en diversos juegos quizás porque es añadirle un episodio a algo que termina muy arriba, haciendo que solo sea realmente necesario para aquellos que empatizan de manera muy directa con los protagonistas de la historia. He intentado entrar en los capítulos extra de este FFIVCC y me ha sido imposible poder disfrutarlos. Obviamente es un gusto totalmente personal y, probablemente, si cualquier otro se pone a jugarlo lo disfrute sin problemas. Por último, pero no menos importante, creo que esta es la mejor versión que se puede jugar porque la de Nintendo DS tiene los gráficos en 3D. Yo creo que esto se explica solo con la siguiente formula: If RPG.Classic= True Then 2D > 3D ¿Sí o qué?

Y esto es lo que quería compartir sobre FFIV, un juego realmente memorable cuyos giros argumentales disparatados y una gran de escenas de corte anime sobre la amistad y el compromiso son dignos de elogio aunque por desgracia, la jugabilidad ha envejecido muy mal y eso, a jugadores acostumbrados al paradigma jugable de hoy en día, puede ocasionar cierta frustración.

Espero que os haya entretenido a la vista durante unos minutos. Hasta el próximo post.

Anuncios

Shin Megami Tensei: Persona 3

¡Muy buenas amigos de Altergamer!

No es que este blog mantenga un orden estricto en nada pero, para demostraros cuan desorganizado es, vamos a hablar de Persona 3 un juego que, a pesar de ser un fan tan acérrimo de Persona 4 Golden, no tuve ocasión de jugarlo hasta ahora.

image01_1280

Imagínate que son las 23:59. Los segundos pasan y el reloj cambia a las 00:00. Sin embargo, el nuevo día no llega sin más, las luces se apagan y la práctica totalidad de las personas que haya a tu alrededor se convierten en tumbas. Si decides salir a la calle y alzas la vista, podrás ver una torre gigantesca: El Tartarus. Esta ominosa estructura está repleta de sombras que atacan a los que están conscientes durante este fenómeno. Las víctimas pierden por completo la voluntad de vivir y padecen lo que la sociedad conoce como apatía extrema. Nuestro protagonista acaba de ser transferido una residencia para estudiantes aunque no tardará en descubrir que sirve como cuartel general a un grupo muy especial…

No he terminado de interiorizar que sea necesario dispararnos en la cabeza con el Evoker para invocar a nuestra Persona.

No he terminado de interiorizar que sea necesario dispararnos en la cabeza con el Evoker para invocar a nuestra Persona.

Quizás la primera pregunta que uno tiene que hacerse antes de empezar a jugar a Persona3 es ¿Qué versión jugar? Si bien en Persona4 las diferentes versiones siempre han ido añadiendo contenido, y por ello recomiendo encarecidamente jugar a la Golden de PsVita, en este Persona3 las versiones son muy distintas. Existen tres versiones: La original del juego, la versión FES, ambas de Ps2, y la versión de PsP, Persona 3 Portable.

Explorar el mapa es mucho más rápido y cómodo en la versión de PSP. La versión de Ps2 permite mucha más inmersión aunque requiere que giremos la cámara constantemente para explorar cada esquina. Dentro de el Tartarus, en ambas versiones se ve igual.

Explorar el mapa es mucho más rápido y cómodo en la versión de PSP. La versión de Ps2 permite mucha más inmersión aunque requiere que giremos la cámara constantemente para explorar cada esquina. Dentro de el Tartarus, en ambas versiones se ve igual.

A pesar de que hay tres opciones, yo solo recomendaría el Persona 3 FES y Persona 3 Portable; vamos a ver qué ofrece cada una:
En Playstation2 tenemos el Persona3 FES que además de tener el juego original con ciertas mejoras, incluye un episodio extra al estilo After Years que le añade un considerable número de horas al título. La versión de Ps2 es la más completa a prácticamente todos los niveles y, sobretodo, la más expectacular al incluir un buen número de videos de animación en determinadas escenas de la historia.
La versión de PSP, Persona 3 Portable, no dispone ni de episodio extra ni de los videos, pero sí cuenta con una mejora en el sistema de combate y una simplicifación importante del mapa fuera de la mazmorra. La historia se nos narra, íntegramente como si de una novela visual se tratase, algo que afecta mucho según el jugador. Sin embargo, P3P nos permite elegir el sexo de nuestro protagonista lo que, si bien en lineas generales no cambia la historia global, sí ofrece un punto de vista diferente sobre la trama.
No es una elección fácil y depende mucho de lo que busquemos. Naturalmente, si queremos disfrutar de la historia independientemente del tiempo de juego, yo recomendaría empuñar un mando de Playstation2 y jugar a P3 FES aunque si, como yo, no tenéis todo el tiempo que os gustaría para explorar cada pixel del mapa día a día, la versión de PSP es totalmente disfrutable. Aunque, cierto es, os recomiendo que visitéis youtube y vayáis viendo los videos de animación, extirpados en la versión P3Portable.

La versión de PSP nos permite abordar la aventura como Shiomi.

La versión de PSP nos permite abordar la aventura como Shiomi.

Persona 3 es una mezcla de juego de rol con elementos de simulador social típico de las novelas gráficas japonesas. Durante el día estamos en el modo de gestión y lo que haremos será ir al colegio, trabajar para ganar dinero, mejorar nuestras características personales, conocer gente para mejorar nuestros Social Links e ir de tiendas. Al llegar la noche, nos reunimos con nuestros compañeros y podemos decidir asaltar el Tartarus donde el estilo de juego cambia radicalmente al Jrpg por turnos con mazmorras aleatorias. Persona3 no es tan cercano como Persona4. Tiene una mecánica que tarda en instaurarse y una historia que arranca bastante tarde. Estoy seguro que muchos jugadores han comenzado la partida y, al verse hastiados del dungeon crawler que es en realidad Persona3 han renunciado al juego mucho antes de empezar a descubrir esas respuestas que dan coherencia a la Dark Hour y al Tartarus, perdiéndose una de las historias más interesantes y oscuras de un Jrpg en años.

El sindrome de apatía está vinculado con las sombras y los afectados, pierden la voluntad de vivir.

El sindrome de apatía está vinculado con las sombras y los afectados, pierden la voluntad de vivir.

Lo malo del sistema organizativo del juego es que los mejores eventos no nos pillan, en ningún momento, por sorpresa. Al igual que en P4 teníamos algunas reglas para saber nuestros timelimits, no teníamos muy claro qué iba a pasar o cuando. En P3 tenemos una forma clara de saber cuándo tendremos que asumir una crisis. Al menos a mí, me encantan esas secciones en las que hay un gran giro argumental o hay un cambio en la jugabilidad para quitarnos de la “monotonía”. Un gran ejemplo de esto podría ser el primer CD de Final Fantasy XIII, lleno de pruebas que distan mucho de “Vete ahí y mata al boss” que es, por desgracia, la línea básica de juego de este Persona3. Si bien es cierto, en la saga de Persona, tampoco se pueden hacer grandes florituras con cosas inesperadas ya que, un porcentaje importante del juego, es saber gestionar bien los tiempos entre la vida personal del protagonista, el colegio, las amistades y, por supuesto, sacar tiempo suficiente para salvar al mundo luchando contra el mal. Quizás lo que mas me ha frenado es que este P3 requiere mucho más de una buena gestión de Personas, al más puro estilo pokemon, algo que en P4 si bien era útil, no sentí necesario gracias Izanagi, la Persona propia de nuestro héroe. En P3, comprender bien el sistema de fusión de Personas, seguir las tramas de los Social Links y organizar un equipo de Personas de nuestro protagonista totalmente eficiente y en harmonía con el resto de miembros del grupo. Otro detalle que puede amargar bastante es lo desbalanceadas que están las magias de luz y sombra que causan muerte instantánea. Que te maten a alguien con un hechizo de muerte, no mola pero en Persona, si nuestro héroe principal cae, es game over, independientemente que el resto del grupo esté vivo y que haya 99 objetos de resurrección. Puede resultar bastante molesto perder un combate por un solo hechizo.

No solo debemos organizar bien nuestro tiempo, si no que también podemos organizar nuestro grupo para explorar más rápidamente el Tartarus

No solo debemos organizar bien nuestro tiempo, si no que también podemos organizar nuestro grupo para explorar más rápidamente el Tartarus

Pero que no os engañe lo que he escrito: Os he narrado los puntos en los que flojea respecto a su sucesor pero en absoluto significa que no sea un juego realmente bueno; va a poner a prueba a muchos jugadores de rol ya que no se trata de un desafío sencillo para el que no está acostumbrado a que el gameplay se dispare a más de noventa horas (noventa y seis en mi caso), probablemente más aún en las versiones de PS2. Admito que la historia tardó mucho en cautivarme y sentí como un freno muchas veces el estar obligado a visitar el Tartarus por una u otra razón. Pero una vez aprendí a gestionar los tiempos, a maximizar el rendimiento de mis visitas a esa torre infernal y, en pocas palabras, a hacer mio el sistema del juego, Persona 3 se ha convertido en otra historia que dejará una huella profunda. Si estás buscando una gran aventura que te ocupe un sinfín de horas y te ofrezca una historia que te permita pensar durante muchas horas sobre si las referencias sobrenaturales del juego inciden con graves problemas sociológicos actuales no lo dudes por un segundo: Persona3 es lo que buscas.

También está la versión para casuals y vagos: Ver las tres películas sobre Persona3.

También está la versión para casuals y vagos: Ver las tres películas sobre Persona3.

Ya fuera del análisis de Persona3, me parece interesante ver como cada vez los Persona son títulos más accesibles para el jugador menos experimentado, más simples en determinadas mecánicas pero todo ello sin sacrificar ese increíble y alegórico universo que se ha ido formando con los títulos. En este Persona3 hay una interesantísima metáfora con el sindrome de apatía extrema y el hecho de volverse uno con la masa social, la perdida de la identidad individual. No es un tema nuevo, en absoluto, en el imaginario del anime japones y creo que siempre merece la pena ver como esas enfermedad sociales crean las máximas pesadillas que la gente puede vivir, al menos cuando se hace en un anime.

Espero que os animéis a probar esta saga aunque cuidado ¡¡Engancha!! Si queréis ver más fotos y más opiniones chorras sobre este y otros juegos, echadle un vistazo a mi nuevo Instagram y, de paso, me decís como funciona que ando algo desorientado.

Y hasta aquí el post, espero que paséis un gran fin de semana. ¡Hasta el próximo post!

Tales of Eternia

¡Bienvenidos a un nuevo artículo amigos de Altergamer!

Hace unos días, coincidiendo con el vigésimo aniversario de la saga Tales of , analizabamos Tales of Phantasia. Siguendo con el homenaje a la saga, me gustaría hablaros de otra entrega, Tales of Eternia que podéis jugarla en PlayStation o en PSP, yo he jugado esta última versión aunque son idénticas, obviando el apartado estético, según he podido comprobar.

No es la carátula original, pero os garantizo que esta imagen mola más

No es la carátula original, pero os garantizo que esta imagen mola más

En Eternia, mirar al cielo es una experiencia extraña: No verías un cielo azul, si no que, en vez de eso, observarías un mundo justo encima del tuyo. Así es, Inferia y Celestia son tierras planas que están físicamente enfrentada una frente a la otra, sin embargo, en dos mil años, nadie ha podido viajar entre ambos mundos. Eso no es un impedimento para que la gente de Inferia considere a los Celestianos barbaros, monstruos y que viven en un mundo sumido en el caos, como sería España si gobernasen algunos según determinada prensa de este país.

Hablar despacio y pronunciar muy fuerte es el truco que hay que usar cuando uno quiere hacerse entender con gente que no habla el mismo idioma que uno.

Hablar despacio y pronunciar muy fuerte es el truco que hay que usar cuando uno quiere hacerse entender con gente que no habla el mismo idioma que uno.

La historia comienza ese día en el que todo empieza a torcerse, como no podría ser de otra manera. Reid, un joven cazador del pueblo de Rasheans, se acerca a su atalaya y ahí se encuentra a su amiga de toda la vida, Farah. No tienen apenas tiempo para charlar cuando, del cielo, les cae una especie de maquina. De ella sale una desconocida que, a pesar de hablar una lengua extraña y totalmente incomprensible, se encapricha con Reid por alguna razón. Meredy, que así les dice que se llama la desconocida, es asaltada por un personaje misterioso y en el fragor de la batalla tanto Reid como Farah terminan siendo exiliados de su pueblo. Sin ninguna otra opción deciden buscar ayuda en un amigo de la infancia, un erudito, para intentar comunicarse con Meredy. Así comienza un viaje que les llevará a conocer lo más profundo de dos mundos opuestos.

Las peleas requieren que nos pongamos bastante serios.

Las peleas requieren que nos pongamos bastante serios.

El sistema de batalla de Eternia es similar al de Phantasia, ya que se trata de un entorno en 2D, sin embargo en esta ocasión, casi al comenzar el juego, tenemos la opción de seleccionar el sistema de combate manual, lo que “facilita” que podamos manejar a nuestro personaje favorito como queramos. Sí, en Eternia podemos luchar con cualquier de los siete personajes jugables. Hasta que no me sumergí en Eternia, no me había dado cuenta que el problema de Phantasia en Super Nintendo es que Cless está en modo Semi-Auto y es realmente el verdadero problema que yo tenía con el control. Igualmente, y por falta de otras habilidades como el backstep (salto hacia atrás), en Eternia recomiendo encarecidamente el sistema Semi-Auto ya que muchas veces entra en juego el cubrirse automáticamente, totalmente imprescindible.

No es muy relevante para la historia pero...

No es muy relevante para la historia pero…

Entrando en más detalle, los combates en Eternia son mucho más disfrutables que en Phantasia ya que, aunque se basa en la misma formula, en este juego sí tenemos la opción de pensar una estrategia y de conformar un estilo de lucha eficaz contra enemigos de tipo mágico amén de que, en Eternia, la magia ni detiene los combates ni es tan destructiva, amenizando así las luchas. Sin embargo, a nivel estratégico nos enfrentamos, una vez más, a dos inconvenientes: Tenemos dos personajes cuyas funciones se solapan y un sistema de aprendizaje de magias realmente complejo.

Para poder usar a los míticos espíritus, debemos encerrarlos en unos cristales desde donde nos dan su poder.

Para poder usar a los míticos espíritus, debemos encerrarlos en unos cristales desde donde nos dan su poder.

Por puntos, en primer lugar, el sistema de magia está sensacionalmente bien explicado y es realmente coherente ya que dos de nuestros héroes tienen unos cristales en los que van introduciendo a los grandes espíritus y eso les enseña las magias. En los cristales podemos ir metiendo estos elementales y, mezclando sus propiedades, crear hechizos nuevos. El problema viene que tener esos hechizos depende directamente de que ese personaje tenga la combinación correcta de espíritus y eso coarta profundamente qué puedes y no puedes hacer ya que, o al menos yo, nunca me veo capaz de sacrificar hechizos de curación y de apoyo. El otro problema incide en perpendicular con esto de los cristales: Tenemos dos magos, Meredy y Keele, sin afinidad concreta y dependemos de los espíritus para armarles. Admito que he tenido que recurrir a guias y foros para entender correctamente el sistema de magias, incensariamente complejo y no muy maleable.

Los pactos con los espíritus se hacen como siempre: A piñazos.

Los pactos con los espíritus se hacen como siempre: A piñazos.

Tales of Eternia, que pude jugarse en PlayStation y en PSP, sigue los cánones establecidos por Tales of Phantasia aunque la formula comienza a enfocarse más en el terreno de los Tales of actuales, dirigiéndose ya hacia un estilo muy cercano al anime japones. Por ello, la acción del juego se frenará numerosas veces, sobretodo al inicio de la aventura, para ir enseñándonos ciertos momentos de esparcimiento de nuestros héroes durante su periplo. También, para cambiar el ritmo, dispone de un buen número de mini-juegos que van sucediéndose de manera natural en la partida y que, salvo uno, no tienen un impácto devastador si los fracasamos. Sin contar que Tales of Eternia tiene un montón de giros y de interesantes formas de movernos y conocer más profundamente “el mundo”.

En muchas ciudades podremos activar mini-juegos para pasar el rato.

En muchas ciudades podremos activar mini-juegos para pasar el rato.

Eternia es un lugar sensiblemente más asumible que Phantasia para comenzar a recorrer el camino de Tales Of ya que la dificultad, a pesar de ser bastante elevada, no es asfixiante aunque al principio es muy posible que se note el desgaste de las batallas aleatorias, obligándonos a subir algunos niveles cerca de las ciudades para poder adaptarnos a esa curva. Gracias a esto y a una buena historia contada de una manera amena y un montón de misiones secundarias, curiosidades y un anime , hacen de este Tales of Eternia uno de los más famosos de la historia de la saga.

Cuando ves que el post está a punto de acabarse.

Cuando ves que el post está a punto de acabarse.

Creo que Tales of Eternia es un juego que merece profundamente las treinta horas que dura la aventura, tiene una historia interesante que incide en ciertos temas que, por desgracia, siempre están de actualidad como son los conflictos religiosos y esa xenofobia permanente que parece impedir que el mundo pueda seguir hacia adelante. Además de un sistema de combate francamente divertido y con un enorme catálogo de enemigos y escenarios, por no hablar de la enorme exploración que podemos hacer en el juego, Tales of Eternia es la elección correcta si tenemos ganas de jugar a un JRPG en una plataforma de Sony sin caer en los clásicos Final Fantasy.